Un viaje por Gengenbach y Baden Baden

Un viaje por Gengenbach y Baden Baden

Acabamos de llegar mi pareja y yo de un viaje fantástico y que llevábamos planeando desde hace un tiempo en Alemania. Concretamente estuvimos haciendo un recorrido y conociendo la zona de la Selva Negra, una región con grandes bosques y muy montañosa, conocida por este nombre por sus bosques tan densos. Cuenta la leyenda que sus árboles se abrazaban unos a otros impidiendo la entrada de la luz, de ahí el nombre de negra. Es conocido por ser un  lugar turístico natural y que cuenta con el bosque de hayas de mayores dimensiones de toda Europa, un lugar donde perderte y descubrir sus secretos haciendo una gran variedad de recorridos, ya sean de senderismo como en bicicleta, al igual que los alemanes, que utilizan muchísimo este modo de locomoción. Se pueden alquilar en las estaciones de tren y escoger cualquiera de sus señalados recorridos tanto por cerca de la frontera con el país vecino de Suiza o con la región francesa de Alsacia, gozando en cualquiera de los casos de unos impresionantes paisajes, cataratas con abundante agua, castillos en ruinas y pueblos con encanto como Gengenbach, un lugar de cuento. No en vano allí se rodaron los exteriores de la película fantástica Charlie y la fábrica de chocolate, al mismo tiempo que es famoso por su tarta selva negra, especialidad de la región y elaborada con chocolate. Allí podemos admirar su muralla, sus torres y el casco antiguo, y es una excelente oportunidad para pasear por sus cuidadas calles.

Si bien la capital de esta región es Baden Baden, una ciudad balneario, la tercera en importancia en Europa después de Budapest, en Hungría, y Ourense, en Galicia. Su nombre ya lo indica. Baden en alemán significa baños. Es de origen romano, estos fueron quienes descubrieron las propiedades curativas y medicinales de sus aguas y su balneario fue mandado construir en época del emperador Caracalla y es hoy en día un museo muy visitado. Esta es una bella, cuidada y exclusiva ciudad, pues acoge al turismo más selecto. Sus casas señoriales, sus grandes parques y zonas de recreo junto al río merecen la pena ser paseados. Es también importante y no se pueden dejar de visitar lugares como el Casino, del que se cuenta que la actriz alemana Marlene Dietrich dijo que era el más bello del mundo. Fue construido en la segunda década del siglo XIX, de estilo versallesco, con grandes columnas de mármol, y por él han pasado grandes personajes, como el famoso escritor ruso Dostoyevski, apasionado del juego, y del que la leyenda cuenta que se inspiró en este lugar para escribir una de sus obras titulada El jugador. Es importante también visitar la Ópera, un edificio de estilo Belle Epoque, que recuerda al teatro de la ópera de París. Es el más grande de Alemania para este fin. Además, como os decíamos, están las termas de Caracalla, un fantástico balneario construido en el año 1985, y que lleva el nombre en honor a las famosas termas romanas. Tiene unas dimensiones de 3000 metros cuadrados, destinados a piscinas interior y exterior, spa, saunas, chorros… En fin, un verdadero lugar de relax que no se puede dejar de visitar. Asimismo, tenemos también la iglesia ortodoxa, construida a finales del siglo XIX, y en ella destaca su cúpula dorada y brillante de estilo bizantino.

Alemania, una sociedad de la que tenemos muchas cosas que aprender

Sin embargo, visitando sus ciudades y pueblos más pequeños hubo algo que me llamó poderosamente la atención en un país como Alemania, donde sus horas de sol anuales son mucho menores que las de España, y es la cantidad de placas solares para autoconsumo que se veían en los tejados de viviendas, granjas, almacenes, etc., por lo que al regresar a mi ciudad me puse en contacto con la empresa Eficiencia-v, especializada en eficiencia y ahorro energético a fin de asesorarme sobre la instalación de un sistema de autoconsumo fotovoltaico con el que poder producir electricidad para consumo propio en mi vivienda a través de paneles solares fotovoltaicos. Y es que de este viaje aprendí muchas cosas de los alemanes, que aunque también pueden ser criticados por otras, es verdad que son personas trabajadores y eficientes, y debemos copiar bastante de su estilo de vida para que aquí en España nos cundan los recursos de igual manera y los aprovechemos bien, como este de la energía solar, aunque el Gobierno parezca querer poner trabas con el conocido como el impuesto al sol.

 

Deja un comentario