Mindfulness: una ciencia que despierta el interés de cada vez más gente

Mindfulness: una ciencia que despierta el interés de cada vez más gente

Solemos presumir de que nuestra sociedad es más avanzada que la que ha existido en cualquier otro momento de la Historia. Es posible que, en algún campo, esta afirmación sea indiscutible para la inmensa mayoría de la sociedad. No obstante, hay algunos ámbitos en los que la vida es claramente mejorable. Y no cabe la menor duda de que, en lo que guarda relación con la salud mental, nos encontramos precisamente en este punto. No en vano, ha venido creciendo durante los últimos años de una manera exponencial el número de personas que padecen problemas como lo son la ansiedad, el estrés o la depresión.

Como es lógico, ante problemas nuevos han hecho falta soluciones nuevas y originales que permitan a la población enfrentarse a la realidad en la que se mueve. Ni que decir tiene que ese ha sido el objetivo primordial de muchas personas, que han abrazado nuevas técnicas entre las cuales se puede situar el yoga o el mindfulness. Los beneficios de estas técnicas son cada vez más compartidos entre personas de diferentes características y eso es lo que está permitiendo que la gente tenga nuevas vías para luchar contra los problemas que ya os hemos mencionado.

Si echamos un vistazo a las cifras que se manejan en España, podremos empezar a descubrir que este tipo de actividades no son practicadas por una absoluta minoría, que es lo que mucha gente piensa y suele utilizar en contra del yoga o del mindfulness. Una noticia cuya propiedad pertenece al diario ABC indica que el 40% de la población se decanta por el yoga como la actividad preferida a la hora de hacer frente a un problema como lo es el estrés. Y los resultados, que son tan positivos, nos ofrece el motivo por el cual es una técnica cada día más utilizada por la población española y mundial.

Los datos inherentes al mindfulness también se están consolidando en los últimos años en España y eso es lo que nos permite asegurar que esta técnica también le está proporcionando interesantes beneficios a muchas personas. En concreto, una encuesta realizada por Statista indicaba que el 49’1% de las personas a las que se les había consultado realizaban mindfulness al menos durante un día a la semana. Es un dato que muestra una clara mejoría y que deja claro que esta técnica ha venido para quedarse durante muchos años.

La actualidad ha puesto de manifiesto que las personas estamos más sometidas a la presión del día a día que en ninguna otra época anterior. Por eso, han ido apareciendo, con el paso de los años, nuevas maneras de afrontar esa realidad. Y es ahí donde una técnica como el mindfulness ha encontrado su nicho de mercado. Desde Inspirare, nos han comentado que hay un interés tremendo por esta ciencia y que son cada vez más las personas que desean conocer sus secretos y aprender más al respecto.

Ideal para todo tipo de personas 

Se suele decir que cada persona es un mundo y que cada cual tenemos una manera muy diferente de enfrentarnos a nuestros problemas. Pero sí que es cierto que podemos usar técnicas comunes para aliviar problemas individuales y el mindfulness es el mejor ejemplo de ello. Las personas que se dedican a todo tipo de actividades, que han vivido problemas de todo tipo y que tienen edades muy diferentes recurren a una técnica común, que es la del mindfulness, con el fin de evitar los problemas derivados del estrés o la depresión. Tener un arma para luchar contra ellos es fundamental para mantener alta nuestra moral en esta vida.

Uno de los grupos de personas a los que no se suele prestar atención a la hora de valorar los efectos de la depresión o el estrés es el que componen los niños. Lo cierto es que ellos y ellas, en muchas ocasiones, son los principales afectados de una situación terrible. Y también para ellos puede ser una solución verdadera y eficaz el mindfulness, aunque no haya demasiados padres o madres que tengan en consideración esta opción para sus hijos e hijas. Si lo más importante es que cuidemos de su salud mental, hay que agotar todas las vías para que eso sea posible.

Podríamos decir que los ancianos se encuentran en una situación similar a la de los niños. Como es lógico, también es de justicia que estemos al corriente de sus necesidades y, en caso de que se produzca una situación de depresión, estrés o similar, los que estemos a su alrededor facilitemos la oportunidad de que tengan acceso a los beneficios que ocasiona la meditación. Y es que nadie debería quedarse al margen de esto.