La ortodoncia a los 40 años

La ortodoncia a los 40 años

Si hay un claro ejemplo de que las modas van y vienen, esa es la de la ortodoncia. Recuerdo que a finales de los 80, lo de la ortodoncia, es más, no se llamaba así, era el famoso ‘aparato’, era para los niños. En ninguna cabeza pasaba que una persona de 40 años se pusiera esos hierros para arreglar el aspecto físico de sus dientes. Sin embargo, las modas cambian y así es cómo ha llegado a nuestros días, la moda de que la ortodoncia ya no tiene edad. A esto han ayudado mucho, como no, los famosos. Uno de los ejemplos más claros es el caso de la reina Letizia.

Según explica desde la Clínica Dental Mesiodens entre los 40 y 50 años comienzan a producirse las manifestaciones de algunos procesos que se llevan desarrollando mucho tiempo y que se encontraban en un equilibrio, pero que se rompe en un momento determinado, coincidiendo con estas décadas. Esto, apunta la especialista, lleva a sentir esa necesidad que antes no había tenido de corregir ciertos aspectos de la dentadura.

Herramienta de trabajo

El aparato es simplemente una herramienta de trabajo y no todas las herramientas sirven para hacer todo, por esto, en función de la necesidad de cada paciente se recomendará uno u otro. La doctora divide los tratamientos para adultos en dos grandes grupos: los aparatos removibles (férulas o placas) y los aparatos fijos o brackets.

Sin embargo, es cierto que el miedo a que te vean con unos alambres en la boca está siempre presente. Por eso la tecnología ha evolucionado y ha creado sistema como el Invisalign, que es un tratamiento de ortodoncia invisible. Consiste en una serie  de alineadores  transparentes, cómodos  y extraíbles que se cambian periódicamente por un nuevo juego de alineadores. Cada uno de estos alineadores se fabrican por ordenador específicamente para tu problema, y sólo para tus dientes. Conforme vayas cambiándolos, gradualmente tus dientes se irán moviendo, poco a poco, semanas tras semana, hasta que estén completamente alineados y en la posición final prescrita y diseñada por el ortodoncista.

Además, un plan de tratamiento virtual 3D te muestra los movimientos que seguirán tus dientes durante el tratamiento. Esto te permite saber desde el principio el aspecto que tendrán tus dientes al final del tratamiento. A partir de los resultados del programa ClinCheck, se fabricarán los alineadores transparentes hechos a medida, específicamente para ti.

Beneficios de unos ortodoncia invisible

  • Estético: tus dientes se van alineando sin que tu estética dental y facial se vea afectada. Es la ortodoncia transparente
  • Eficaz: los beneficios de una mejor sonrisa se perciben desde el inicio del tratamiento con invisalign.
  • Removible: los aligners Invisalign se pueden extraer para: comer, beber, cepillarse los dientes y pasar el hilo dental.
  • Cómodo: Es cómodo ya que no hay brackets ni alambres que puedan irritar tus encías o el interior de tu boca.
  • Facilidad de higiene dental: podrás disfrutar de tus comidas sociales sin la molestia de la comida entre los brackets, pudiendo cepillar tus dientes y pasar el hilo dental como de forma cotidiana.
  • A medida: los aligners se fabricarán a medida para tus dientes a partir del diagnóstico de tu ortodoncista.

Como has visto, se trata de un tratamiento 100% estético, casi imperceptible. Hoy día, añade, con la información que encontramos en internet, el paciente viene con una idea preconcebida del «aparato» que quiere ponerse, sin embargo considera fundamental cambiar la idea de que no es un aparato lo que nos va a mejorar, sino un tratamiento de ortodoncia, realizado por un profesional cualificado. Y así lo puedes lograr.

Ya has visto que esto es cómodo, removible, transparente y ¡nadie notará que llevas ortodoncia! Vas a conseguir que esta sea la opción más discreta como tratamiento  para mejorar su sonrisa.

Aunque lo mejor es que expongas tu caso personal a tu ortodoncista. Antes de empezar con el tratamiento estudiará multitud de factores, como la interferencia de medicamentos, la existencia de enfermedades previas, la viabilidad según la densitometría ósea del paciente, etc. Lo que está claro es que la higiene bucal no tiene edad y por eso, lo de ortodoncia a los 40 años es natural. Y a los 50 y a los 60. De ahí que el 70% de los españoles utilizaría ortodoncia para mejorar su sonrisa.