Apostar por los jóvenes, una manera de potenciar el arte del futuro

Apostar por los jóvenes, una manera de potenciar el arte del futuro

El arte no deja a nadie indiferente. Cada vez menos gente tiene alguna duda al respecto. O nos gusta una determinada pieza, o nos desagrada por completo. Pero no decimos “nos da igual”. Mucha gente, al menos, no lo hace. Y es que no cabe la menor duda de que el arte es una cuestión que tiene una mística especial. Por eso muy poca gente lo entiende y conoce perfectamente cómo funciona. De lo que no cabe la menor duda es de que es uno de los aspectos más interesantes que tiene la vida misma.   

En lo que respecta al negocio que rodea a este sector, también son muy pocos los que comprenden este asunto. Las percepciones varían por completo: hay personas que piensan que no es posible ser alguien importante dedicándose a este sector y gente que opina que hay maneras de convertirse en millonaria gracias a determinados trabajos, su compra o su venta. Y es que no hay otro sector como este. No hay nada tan especial, tan complejo pero tan necesario para nuestra sociedad como lo es el arte. Desde luego, nadie osa discutir esa cuestión en los tiempos que corren.  

Una noticia del portal web BBC hacía referencia a que todo el mundo tiene acceso al arte hoy en día y que eso es lo que convierte a este tipo de negocio en algo realmente especial. De hecho, en el propio titular de la noticia se hace referencia a que ya no es necesario ser multimillonario para comprar una pieza de arte. Y es que, merced a la globalización de este sector, toda persona que se encuentre interesada en entrar dentro de este sector puede hacerlo sin excesivos problemas. La actualidad se está encargando de darnos la razón.  

Otra noticia, esta publicada por el diario El Mundo, se refería a la situación que viven en buena parte del mundo los artistas jóvenes. En concreto, la noticia tiene que ver con la falta de apuestas por el arte juvenil. Según dicha información, solo los artistas jóvenes apuestan por sí mismos. Desde luego, este es un error garrafal por parte de los demás sectores de población que están metidos en este asunto. El futuro de nuestro patrimonio artístico depende en buena medida de la gente joven y no apostar por ellos es una manera de arrebatarles su ilusión y de tirar piedras contra nuestro propio tejado.  

¡La situación, aunque poco a poco, va cambiando!  

A pesar de lo negativos que hemos sido en esta primera parte del texto, también tenemos espacio para buenas noticias. Y, de hecho, esto debe ser lo que eleve la moral de la tropa que se dedique a una cuestión como lo es el arte. Parece que la crítica de muchos de los artistas jóvenes para con la gente más experimentada ha tenido una importancia bastante grande en lo que tiene que ver con un cambio de mentalidad que hemos empezado a observar entre estos últimos. Y es que el arte juvenil merece ser reconocido.  

A pesar de que el arte juvenil ha sido pasado por alto en los últimos años y la falta de apuestas por parte de diferentes galerías y profesionales del sector ha caracterizado su actividad, parece que las cosas están cambiando. Es lo que nos han comentado desde la galería El Quatre, una de las que ha realizado una apuesta mayor por mostrar el arte de personas que son jóvenes y que ejemplifican el cambio de mentalidad y de estilo que se ha venido desarrollando en los últimos tiempos entre la población juvenil.  

Imaginaos lo que sería que, dentro de 20 años, cuando las personas que ahora son jóvenes estén en una edad madura, ninguna de ellas continuara publicando su arte y sus cualidades artísticas. El negocio se resquebrajaría por completo. Igual que un equipo de fútbol tiene su cantera y que una empresa comienza por formar a sus empleados, es necesario que el negocio del arte también deposite cierta confianza en personas que están en edades tempranas para garantizar el futuro de la profesión. De lo contrario, la verdad es que tendríamos un problema de dimensiones épicas más pronto que tarde.  

Tenemos una oportunidad realmente grande de hacer que el futuro del arte en este país sea enorme y prometedor. Mucha gente joven se siente artista y trata de desarrollar sus cualidades de diferentes maneras. Ahora, ese tipo de gente es superior en número a la que existía hace dos décadas, por ejemplo. Por eso, si apostamos por ellos y ellas, es bastante posible que consigamos potenciar el arte, aunque sea para dentro de algunos años. Afortunadamente, hay alguien que se está dando cuenta de ello y que está dando oportunidades de crecimiento a jóvenes talentos que, a buen seguro, van a responder.