Los servicios de las clínicas dentales cada vez más accesibles a todos los bolsillos

Los servicios de las clínicas dentales cada vez más accesibles a todos los bolsillos

En esta página web, en la que siempre estamos intentando ofreceos noticias que os hagan levantar la moral, nos toca hablar hoy de uno de los aspectos que más ampollas ha levantado en la economía de los españoles y que, afortunadamente, está empezando a cambiar en los últimos años. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de lo que respecta al sector dental y a los precios que se manejan en este campo durante los últimos años. Y es que son momentos para el optimismo en este sentido.

Hace tiempo que venimos investigando este asunto. Y ya hemos realizado algunas averiguaciones cuya conclusión principal es la de que se ha reducido, por regla general, el volumen de precios que se maneja en el sector dental. Viendo los precios que se manejaban antes de que llegara la crisis económica, allá por el año 2007, y los que hay ahora, la verdad es que nos damos cuenta de lo que han bajado estos precios. Una bajada que ha sido debida a la cantidad de personas que habían dejado de acudir a este tipo de centros para tratarse de cualquier problema que tuviera que ver con su boca.

Pero, ¿ha sido la llegada de la crisis el único factor que ha hecho posible que bajen los precios de las tarifas de las clínicas dentales? Es evidente que no. Uno de los factores que ha sido más importante en relación con esto ha sido el aumento de la competencia que ha experimentado el sector especialmente desde que los datos económicos son mejores y dejan ver, al fin, brotes verdes en nuestra economía. Es una regla del mercado: a más entidades implicadas, precios más bajos.

Y es que es evidente que ha crecido el número de clínicas dentales en España en los últimos años. Un artículo publicado en el diario El País hacía especial hincapié en que las clínicas dentales habían invadido España, algo que resulta claro con tan solo un paseo por la calle. Las posibilidades son muchas, pero los resultados no tienen por qué ser los mismos en cada una de ellas. El caso es que esto tiene una influencia sobre el precio sin que por ello la calidad del servicio se vea alterada, que es lo que realmente nos importa a los ciudadanos.

Basta con ver cuál es la cantidad de profesionales que se dedican a esta labor en nuestro país. Un artículo del diario El Independiente lo decía bien claro: en España sobran dentistas. El país no puede albergar más profesionales de este tipo porque ya existen muchas entidades de este estilo y el mercado no da más de sí. Ante tanta competencia, las clínicas se han visto obligadas a bajar sus precios para tratar de tomar la delantera a las demás. Y la verdad es que eso siempre es sano para el mercado y para las personas que, al final, terminamos pagando por un servicio así.

En un entorno social en el que los precios de todos los productos y servicios que conocemos están subiendo cada vez más, es bastante positivo e ilusionante ver cómo hay servicios que cada vez exigen menos dinero al ciudadano. En ese contexto se encuadran las clínicas dentales, que han reducido sus precios de una manera considerable en los últimos años, según nos han indicado los principales responsables de la Clínica Dental Equipo de la Torre. Según estos profesionales, la gente se ha dado cuenta de esta bajada de precios y la ha valorado de manera muy positiva provocando que el número de implantes dentales en Madrid que hacen al año se haya disparado.

Cuestión de responsabilidad social

No cabe la menor duda de que mantener una boca cuidada es algo indispensable para garantizar la comodidad personal y, a fin de cuentas, la felicidad. Las clínicas dentales son las encargadas de hacer que esto sea posible y el hecho de que hayan reducido sus precios en los últimos años ha posibilitado que muchas personas para las cuales acudir al dentista era algo prohibitivo en los últimos años hayan podido acudir a su dentista y arreglar, por un precio no demasiado elevado, todos los problemas de su boca.

Es algo muy positivo que esto haya cambiado de un tiempo a esta parte. Creemos que los demás sectores en España deberían tomar nota de lo que ha ocurrido con las clínicas dentales en los últimos años. También es necesario que las instituciones públicas se impliquen en este campo, porque fomentando monopolios no se consigue lo que hemos descrito en estos párrafos. El de las clínicas dentales es todo un ejemplo a seguir y, desde luego, calcar este modelo será la fuente de muchas de nuestras futuras alegrías.