Qué puede hacer la hostelería para después del coronavirus

Qué puede hacer la hostelería para después del coronavirus

Es lo que tiene España, un país que vive del turismo y de la hostelería. Por eso, cuando el coronavirus nos ha dado de lleno, nuestro país se ha constipado demasiado. Casi podríamos decir que ha cogido una gripe (de las normales) que les ha hecho quedarse en cama durante tres meses. Pero ahora es el momento de levantarse y pensar en qué puede hacer la hostelería para recuperarse después del COVID-19.

Ante todo, el   establecimiento   debe   asumir   un   compromiso   firme   con   la   gestión   del   riesgo,   liderando   la   implementación sistemática de medidas dirigidas a minimizarlo. La  gestión  del  riesgo  debe  formar  parte  de  todos  los  procesos  del  establecimiento;  por  ello,  los  distintos  procesos deben estar coordinados entre sí. Por eso, el establecimiento debe conformar un grupo de trabajo en el que participará la representación legal de los trabajadores  si  la  hubiere,  o    designará  un  responsable  para  la gestión  del  riesgo.  Este  grupo  de  trabajo  asumirá  la  definición  de  estrategias  y  toma  de  decisiones  para  la  minimización  de  riesgos  higiénico-sanitarios por COVID-19. Estos son las medidas impuestas por el Gobierno de España.

Medidas en los establecimientos

En  todas  las  actividades  se  deben  respetar  las  distancias  de  seguridad  interpersonal.  Para  ello  y  cuando  sea  necesario,  se  deberá  realizar el  correspondiente  control  de  aforos  por  parte  del  personal  del  establecimiento.  En  caso  de  que  no  sea  posible, deben garantizarse  las  medidas  y equipos de protección necesarios.

Priorizar  la  utilización  de  mantelería  de  un  solo  uso.  En  el  caso  de  que  no  fuera  factible  debe evitarse  el  uso  de  la  misma  mantelería  o  salvamanteles  con  distintos  clientes,  optando  por  materiales y soluciones que faciliten su cambio entre servicios. Debe asegurarse la limpieza de las superficies de la mesa o sillas que entran en contacto con los clientes. La superficie de las mesas (en  caso  de  que  éstas  no  se  cubran)  y  apoyabrazos,  según  aplique,  deben  limpiarse  después  de  cada uso

Marcado  en  el  suelo  del  local,  terrazas,  barra  y donde se  precise  mantener  la  distancia  de  seguridad de acuerdo con esta norma.

Se deben eliminar los embalajes de las mercancías recibidas.  -Se debe llevar a cabo una desinfección de aquellos envases que hayan estado en contacto con el exterior durante el proceso de aprovisionamiento. Los artículos  que  no  puedan  ser  desinfectados,  como  los  frescos,  cambiaran  del  contenedor  del  proveedor a uno propio del establecimiento en la zona de recepción.

Evitar el uso de cartas de uso común para evitar el riesgo de contagio, por ejemplo, optando por “cantarla”,  utilizando  tecnología  (cartas  digitalizadas,  QR),  u  otros  sistemas  como  pizarras, carteles,  cartas  desechables  en  cada  uso,  etc.  Si no puede optarse por alguna  de  las  soluciones  previas,  la  oferta  gastronómica  debe  facilitarse  en  un  documento  plastificado que  se  desinfecte  tras cada uso.

A la hora de pagar

Fomentarse   el   pago   con   tarjeta   u   otros   medios   electrónicos,   preferiblemente   contactless(tarjetas,  móviles…) evitando,  en  la  medida  de  lo  posible, el uso de efectivo. Si  no  fuera  posible  se  recomienda  centralizar  los  cobros  en  efectivo  en  un  único  trabajador  y  con  algún  tipo  de  soporte (bandeja, vaso o similar) para evitar posibles contaminaciones.

Reparto a domicilio y catering

Tanto  en  la  preparación  del  pedido  como  en  su  reparto  se debe  mantener  las  medidas  higiénicas correspondientes de acuerdo a los riesgos identificados y las medidas descritas en el plan de contingencia.

Para el servicio de entrega, la comida se depositará en bolsas cerradas, preferiblemente selladas.   La   bolsa   utilizada   para   el   reparto   se   limpiará   y   desinfectará   interior   y   exteriormente tras cada entrega.

Por su parte, las empresas de catering también han adoptado las medidas de higiene más estrictas que dictan la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad en su servicio de catering para eventos así como en su cocina central para asegurar las máximas garantías para sus trabajadores y clientes, tal y como nos cuentan desde La Frolita.

Eso sí, se  debe  evitar  el  contacto  entre  el  personal  de  entrega  de  pedido  y  el  repartidor  en  la  transacción (muestra de hoja de pedido, etc.). Una vez entregado el pedido al repartidor en la zona habilitada para ello, el personal que entrega el pedido debe lavarse las manos.

Cuando  la  autoridad  competente  permita  la  celebración  de  eventos  se  seguirán  las  especificaciones  presentes en esta guía que sean de aplicación (distancias de seguridad, procedimientos de servicio, etc.) Sin olvidar, que hay que limpiar  y  desinfectar  los  utensilios  (pinzas,  paletas  de  máquinas  de  hielo,  utensilios  para  cocktails, cucharas de helados, etc.) atendiendo a lo estipulado en el APPCC.