¿Qué es lo que hace un traductor jurado?

¿Qué es lo que hace un traductor jurado?

Los traductores jurados son una variante de los traductores que tiene mucho trabajo y donde se exige un alto nivel, pues todo tiene que ser exacto.

¿Qué es exactamente una traducción jurada?

Las traducciones juradas las realizan los traductores jurados que tienen la autorización por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores. Deben actuar como Notario y dar fe de carácter público de que el documento que se ha traducido es verídico.

Esta clase de traducción la usamos para que se pueda avalar la información que se ha traducido, ya que el profesional lo que hace es asumir la responsabilidad de la traducción realizada con la firma y el sello reconocido.

A nivel profesional el traductor jurado lo que hace es dar fe de que los contenido que tiene el documento original han sido trasladados de manera fiel e íntegra a otra lengua, algo donde es vital que sea certificado por la firma y el sello.

El número de textos que necesitan una traducción jurada pueden ser, desde testamentos a certificados académicos, pasando por contratos o acuerdos entre empresas. Este tipo de contenidos los tiene que traducir, firmar y certificar solo el traductor jurado.

Este tipo de traducciones aparecen por demandas de algunas autoridades, que pueden ir, desde Ministerios a Juzgados e Instituciones de tipo académico.

La totalidad de traductores no pueden realizar traducciones juradas

En una serie de traducciones es vital que las haga un traductor, pues es un trabajo muy específico. Se pueden hacer cargo, pero con una serie de requisitos distintos, dependiendo de donde se necesite.

En nuestro país y para el castellano, el traductor en cuestión tiene que tener su título oficial que haya sido otorgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Este es un título que lo que hace es reconocer que este profesional en cuestión tiene la capacitación precisa para hacer traducciones de lenguas extranjeras al castellano y al revés

Además, no debemos olvidar que el traductor que se encargue de firmar una traducción jurada tendrá que contar con unos conocimientos a nivel teórico y práctico necesario para poder hacer su labor a la perfección.

Conociendo más sobre el traductor jurado

Este traductor, como hablábamos antes tiene una acreditación que le da total validez a sus traducciones en los contenidos que se hagan de documentos en otras lenguas.  La administración y en este caso el Ministerio de Asuntos Exteriores es el que le autoriza para esta labor.

En ocasiones aparecen dudas importantes en cuanto al trabajo que tiene que hacer o no un traductor jurado.

Vamos a profundizar más en este tema:

Los traductores jurados hacen traducciones fieles y completas de documentos que les entregan los clientes, tanto en formato papel como digital.

El traductor jurado deberá agregar una copia del documento que se traduzca donde aparecerá la fecha y el sello en toda hoja traducida.

Este profesional tiene que conocer la certificación oficial de las traducciones juradas y su normativa.

Además de todo esto, no debe olvidar nunca que los documentos deben ser protegidos en cuanto a su confidencialidad y siempre cumplir la LOPD.

Se tiene que hacer una buena traducción del original, ni se añade contenido ni se omite.

Los traductores jurados no pueden resumir el texto, aunque sea muy largo, se tiene que traducir de forma exacta.

Igual que decimos esto, hay que tener en cuenta que no puede ser añadido texto. En el caso de que los clientes añadan al original texto, que se haya escrito a mano, debe ser advertido.

Otra cosa importante es que el traductor jurado no debe legalizar ni compulsar los documentos, un trabajo que es propio y reservado para los notarios y los funcionarios públicos que tengan permiso para ello.

De la misma forma tampoco es un maquetador. Siempre se tiene que hacer la traducción del contenido de la forma que se adecúe más al formato que tenga el texto.

Después de todo lo que hemos comentado, seguro que ahora tienes un poco más claro qué es lo que hace un traductor jurado y lo que no.

Lo cierto es que en el trabajo de traducción jurada se precisa un alto conocimiento del idioma y donde la excelencia es necesaria, pues como dicen los traductores jurados de Eikatrad, cualquier fallo puede llegar a tener consecuencias muy negativas para el cliente.

Todo esto hace que sea una labor donde los profesionales de la traducción no se pueden permitir fallos. La exactitud en la traducción es fundamental y es lo que marca las diferencias.  Así que ya sabes, tenlo en cuenta al elegir profesional.