Ideas para mantener la población del mundo rural

Ideas para mantener la población del mundo rural

No se dejen engañar. En esta España el problema no es Cataluña, no es el aborto, no es la forma de hacer gobierno o la corrupción. Quizás eso les venga bien a los políticos para seguir en sus cortijos y chiringuitos. En nuestro país existe un problema que es muy gordo, del que todo el mundo habla, pero nadie toma decisiones. Se trata de la pérdida de población en el mundo rural. Los pueblos se nos mueren. Y nadie hace nada. Se llenan la boca de palabras vacías pero a la hora de la verdad nadie toma soluciones que sean eficaces. Hace poco leí algunas medidas que la Junta de Castilla y León quiere poner en marcha.

Mientras tanto, los municipios rurales envejecen. No nacen niños. No hay trabajo. Y eso provoca que los pocos jóvenes que haya se tengan que ir a la ciudad en busca de trabajo. Y es que ya nadie quiere quedarse en los pueblos. Por eso es el momento de tomar decisiones porque nuestros pueblos se nos mueren. El reflejo lo tengo en mi pueblo, una localidad de Zamora, Castroverde de Campo, que en poco menos de dos décadas ha perdido casi la mitad de población. Esto hay provocado que de tener más de 700 habitantes a disminuir a 350.

Una de las ideas que el alcalde ha propuesto es que las casas antiguas, las que ya están casi vacías, incluso las que no se saben quién es su propietario, se pongan en renta. Incluso que se den ayudas para poder rehabilitarlas. De esta manera se logrará fijar población. La cuestión es sencilla. Mucha gente ha dejado de ir al pueblo porque la casa se cae, porque las paredes están húmedas o el tejado tiene goteras. La intención del alcalde es realizar ayudas para la rehabilitación de estas casas.

Rehabilitaciones

Y es que las rehabilitaciones de casas han cambiado mucho. Hablamos con Cubiertas Estévez que nos cuentan que actualmente cuando se realiza la rehabilitación o reparación de cubiertas, se tiende a transformar los espacios bajo la misma en habitables. “Estos espacios, que tradicionalmente se dedicaban a trasteros o desvanes, se convierten en habitaciones o estudios. Por eso es muy importante asegurar su habitabilidad cuidando el aislamiento, la impermeabilización, la ventilación o la ligereza de los materiales empleados”.

Otra buena idea es potenciar el agroturismo como fuente complementaria para agricultores y ganaderos. De forma sencilla y sin mil gestiones burocráticas que aburren al más formado. Cada vez es más complicado encontrar jóvenes que quieran trabajar en el campo. Es duro y se gana poco. Pero claro, hay que favorecerlo con ayudas.

Alta velocidad

En pleno siglo XXI, es vital contar con Internet de alta velocidad. Es clave para el desarrollo de zonas aisladas y el asentamiento de empresas que buscan otra forma de hacer negocios (más sostenible y equilibrada). Son muchas las empresas que pueden hacer ventas a través de la red.

Otra buena medida sería la de favorecer la natalidad. Si el Ayuntamiento de turno entrega los famosos cheques-bebe seguro que habría más niños. Hay pueblos en Castilla donde hace casi más de 20 años donde no nace un niño. Algo que me parece increíble. Cuando el presidente José Luis Rodríguez Zapatero creó la ayuda a la natalidad, España lo notó. Y es que aunque pensemos que no, tener un niño son muchos gastos. En Salamanca son unos cuantos pueblos los que ya han implantando esta medida.

Además están surgiendo proyectos de futuro y sueños que pueden servir para evitar la despoblación de las zonas rurales. Unas ideas como implantar un laboratorio de industria agroalimentaria, empresas vinculadas con la aeronáutica, la ingeniería o la electromecánica relacionadas con las energías renovables para mantener con vida la España vaciada. De esa que tanto hablan los políticos pero de la que nunca se preocupan. Por eso, entre todos hay que hacer algo.

Junto a esto, lo que hay que hacer para fijar población es mejorar las condiciones de construcción de viviendas para jóvenes rurales con pocos recursos. Por ejemplo, urbanizando suelo con unas condiciones especiales. Como puedes ver en los pueblos, hay muchas tierras pero sin edificar. Quizás si se pudiera construir a un buen precio, la gente se quedaría. Ahora a los jóvenes les gusta mucho tener chalets, y allí se puede tener. La idea de tener una casa con varios pisos, piscina, bodega y cochera se hace más factible en un ambiente rural que en una urbe.

Como has visto, una actuación pública decidida es fundamental a la hora de desarrollar la red de servicios que necesitan los vecinos de los pueblos para poder fijar su residencia en ellos, y la vivienda es desde luego la más elemental de las necesidades a cubrir. Si el alquiler social es una respuesta efectiva a la despoblación, será necesario incidir en esta línea de actuación política.

Si dejamos morir a nuestros pueblos, estaremos dejando morir una parte de nuestra historia. No se puede permitir y entre otros hay que conseguir fijar población en el mundo rural.