Cómo seleccionar y degustar una buena botella de whisky

Cómo seleccionar y degustar una buena botella de whisky

Por supuesto, la bebida más elegante del mundo tiene un concurso en donde se premia a los mejores del mundo: los World Whiskies Awards.

Estos se celebran en Kentucky con un jurado compuesto por las 40 personas más sibaritas del momento, las cuales eligen los mejores whiskies del año entre una muestra de 1.000 variantes destiladas de la malta.

Sigue leyendo y entérate cuales deberían ser tus próximas elecciones en whisky:

Johnnie Walker Blue Label

Este whisky escocés es uno de los más reconocidos en el mundo de la destilería de malta. Es suave y bien equilibrado, con notas de chocolate y completado con notas florales y especiadas, así como aromas de miel y humo.

Se recomienda disfrutarlo solo, acompañándolo con un vaso de agua con hielo para enjuagar el paladar.

Suntory Yamazaki 12 años

En el país nipón se elaboran muchos de los mejores whiskies del momento, y este en concreto es uno de los mejores valorados tanto por expertos como por consumidores. Esto se debe a que tiene un sabor delicado, suave con un final persistente, leñoso y seco.

Eso sí, debes cuidar servirlo a temperatura ambiente, pero almacenarlo en un ambiente fresco.

Talisker 12 años

Este clásico escocés fue ganador de la medalla de oro en el International Spirits Challenge de 2014. Es de sabores suaves y ahumados con una sensación final de lo más reconfortante. Se recomienda consumir este licor solo para poder apreciar todos los matices que presenta.

Cardhu Single Malt 12 años

Ha pasado 12 años envejeciendo para liberar las notas más afrutadas, sabor que le convierte en  el ganador del oro en The Scotch Whisky Masters. Se trata de un whisky de malta dulce, limpio, fresco y con toques de roble que puedes disfrutar solo, o con unas rocas de hielo.

The Glenlivet 18 años

Por supuesto que hay más de un representante escocés en la lista. The Glenlivet tiene tonos de oro viejo y albaricoque, con aromas afrutados y de caramelo. Para apreciarlo correctamente, puedes tomarlo solo o con hielo, aunque también admite ser mezclado.

Suntory Hakushu 25 años

Este whisky japonés se jacta de haberse llevado el galardón al mejor whisly puro de malta de 2018.

Lagavulin 16 Años

Si buscas pureza, el Lagavulin es el whisky de malta más rico e intenso, lo cual, junto a otras de sus estupendas características, lo convirtieron en el ganador destacado de la medalla de plata en el International Wine & Spirits Competition 2015. Para degustarlo propiamente, en un vaso de whisky tradicional, solo o con agua.

¿Cómo seleccionar y servir un buen whisky?

Seleccionar y servir un buen whisky no solo tiene que ver con conocer las mejores marcas y servir como es recomendado, implica mucho más.

Quizás seas de aquellos que siempre piden un cubata, o por el contrario nunca ligarías una buena botella con Coca Cola, hay gustos muy variados. Lo cierto que el whisky, al menos el bueno, es un destilado tan complejo en aromas, sabor y matices en general que es una pena no entenderlo o no saber complementarlo adecuadamente.

Por eso, lo que queremos lograr con los consejos que te ofrecemos en este artículo, es que sea cual sea tu forma de disfrutar el whisky, puedas elegir un poco mejor la mezcla idónea y no cargártelo. Más allá de jugar a ser unos expertos, se trata de que te guste más y te evite la resaca de tu vida a la mañana siguiente.

Así, hemos hablado con unos expertos en materia, S Selección, especialistas en licores de lujo, y nos han compartido algunos consejos sobre whisky.

Dilo y escríbelo correctamente

Quizá puedes pensar que esto no es necesario para comprar una buena marca y servirla al gusto, pero la verdad es que si tiene su importancia.

Por ejemplo, si pides un whiskey, con e, estarás pidiendo un irlandés, tierra que reclama la invención de este trago desde el siglo XII. Quizá un americano o un japonés, que sube como la espuma en los últimos años. Mientras que, si pides un whisky, sin esa e, te estarás refiriendo al famoso escocés, versión perfeccionada, claramente según los escoceses.

La verdad detrás del mito: el blended no es “lo peor”

Los expertos nos aclaran las categorías:

  • Blended Scotch: Mezcla de whisky de grano y whisky de malta. De cuerpo más ligero y generalmente más económico.
  • Single Malt: Whisky de malta de una destilería.
  • Blended Malt: Mezcla de whisky de malta de dos o más destilerías.
  • Cask Strength:  No están rebajados con agua y su carga alcohólica suele estar entre los 50º y los 55º.
  • Single Cask: Embotellados directamente de la barrica. A veces se usan barricas inusuales que se reflejan en la etiqueta.
  • Double Marrying: doble envejecimiento. Este doble proceso los vuelve más untuosos y suaves en boca.

Entonces, para desmentir el mito, los expertos explican:

“Tras la revolución de los whiskys de malta, que comenzó alrededor de los años 70, estos se han ganado el corazón del público, que ha llegado a desprestigiar a los “blended”. Un Blended Scotch es una sinfonía musical tocada por instrumentos perfectamente afinados. Elaborarlo bien es crear el más maravilloso de los perfumes. Y esto no lo hace cualquiera”.

¿De dónde debe ser el whisky?

El Global Ambassador de Johnnie Walker especifica los matices de cada denominación, Y en el caso del “Scotch”: “El whisky de la isla Islay suele ser ahumado; de Highland, meloso y dulce; el de Speyside es afrutado; el de las tierras bajas, ligero; y el “blended” (recalca), una excelente mezcla de todos los anteriores”.

¿Y fuera de Escocia?:

“Si empezamos a consumirlo, quizás sea bueno comenzar por un irlandés, más suave y untuoso, pero si buscamos más cuerpo y complejidad aromática, un escocés del Este (Speyside o Highland East) es una buena opción porque no tienen apenas ahumado y tienen largas horas de fermentación, nos darán notas dulces y acarameladas. Si ya vas siendo “pro”, aventúrate sin lugar a dudas con los whiskys de las islas, como las Órcadas, Skye o Jura (Highland West). Y si lo que buscas son emociones fuertes, un whisky de Islay, ahumado, contundente, con recuerdos salinos y yodados que no te dejarán indiferente.”

Deshecha el vaso de tubo

Así como es de importante la elección del whisky, también lo es donde lo echas. Para el doctor Bill Lumsden, de Glenmorangie, el vaso ancho y recto o “la copa en forma de tulipán te ayudará a apreciar mejor el whisky al capturar los aromas en el fondo y liberarlos en el área más pequeña, en la parte superior”.

Has una primera inspección

¿El whisky más oscuro es el más añejo? ¿El más añejo es el mejor? No, según la barrica en la que envejezca (Jerez, Bourbon…) puede tener un color u otro, y por lo tanto, no tiene nada que ver, Por ejemplo, algunos expertos comentan que “la carga de madera a veces es excesiva y resulta desagradable a algunos paladares, mas bien se debe mostrar limpio, claro y brillante, incluso cuando se diluya”.

Identifica el olor

En este paso pueden identificarse características importantes que deben revelar qué sabor tendrá ese whisky. Si huele demasiado a alcohol, no estará bien mezclado; y es que mucha madera podría no gustar tanto; más fruta o menos, va en gustos; y lo mismo con las especias y el cereal utilizado, lo puedes llegar a identificar si tienes la nariz muy fina o muy bien entrenada.

Degusta

Bill Lumsden te invita:

“Toma un sorbo, repósalo en la lengua, baña los costados de la boca, muévelo para notar la dulzura en la punta de la lengua, la salinidad en los lados, la sequedad y el amargor en la parte posterior”.

Haz la mezcla perfecta

Esta es la gran pregunta del millón: ¿Está bien si lo mezclas con cola? Tom Jones, de Johnnie Walker, opina que lo bebas “como a ti te guste beberlo, no existen restricciones. A mi, por ejemplo, me gusta con soda”, revela. “Desde mezclarlo con un poco de agua o hielo hasta hacer un delicioso whisky sour, un cocktail dulce y cítrico al que nadie se resiste”, dice otro experto.

Incluso, la moda de combinarlo con ginger ale está en alza. Desde Schweppes, Nagore Arregi nos asegura que “es la mezcla perfecta porque realza sus sabores, es muy versátil” gracias a sus notas especiadas, cítricas y dulces.

Busca tu momento diez

Finalmente, para disfrutar un bien whisky no solo es importante la marca, la mezcla o la cata, hablamos de una experiencia completa en la que también influye el momento del día, el escenario y la compañía.

“Al sol y compartiendo con amigos”. Es el momento TOP para Jones. “Con una onza de chocolate negro y una buena conversación” dicen otros. Para Arregui, con ginger ale, «es la burbuja dorada, fresca y divertida para finalizar una velada con amigos”. No es la felicidad absoluta, pero está muy cerca.

Así que busca convertir cada trago del elixir en tu momento de diez.