5 consejos para pintar habitaciones infantiles

5 consejos para pintar habitaciones infantiles

Decorar una habitación infantil requiere mucho tiempo, ya que hay que pensar en muchos aspectos como los muebles y la practicidad, ya que cuando se decora un espacio se espera que sea para largo plazo. Pero en el caso de los niños crecen muy rápido y lo que hoy les gusta dentro de un par de años les puede resultar infantil.

Pero para que el proceso de decoración te resulte más sencillo en este artículo hemos reunido 5 consejos para pintar habitaciones infantiles. Y es que a las paredes se le da menos importancia de la que tienen, ya que a través de este elemento se puede conseguir ambientes completamente diferentes.

  • Apuesta por pintura resistente

Es importante que cuando vayas a escoger la pintura de la habitación de tus pequeños tengas en cuenta la calidad. Debes apostar por buenas pinturas y que sean resistentes. Ya que por ejemplo el desgaste de la pintura puede ser mayor en estos espacios, así como que todos sabemos que con los niños las manchas son inevitables. “La resistencia en la pintura para habitaciones infantiles es muy importante. Pero contar con una pintura de calidad también aportará otras ventajas como resistencia a la humedad o evitará la aparición de hongos”, indican desde Pinturas Decolor, empresa fabricante y comercializadora de pinturas, revestimientos y tratamientos especiales para la decoración.

  • Escoge bien el color

También es muy importante el color que escojas. Como os decíamos antes debes pensar a largo plazo y tener en cuenta aspectos como la luminosidad de la habitación, los muebles que quieres poner y el estilo o ambiente que quieres conseguir. Pero la verdad que en habitaciones infantiles las posibilidades de color son muy amplias, se puede apostar por tonos pastel para aportar calma, por colores claros para ganar luminosidad, colores tierra para tener un ambiente cálido o tonos agradables como amarillos, rosas, verdes o morados.

  • Combina colores y tonos para jugar con el espacio

Además, no solo te tienes que decantar por un único color, puedes apostar por combinar diferentes tonos o colores para jugar con el espacio y conseguir un ambiente único y original. Por ejemplo, puedes pintar una pared de diferente color para destacar esa zona. Pongamos que tienes los muebles de color blanco y es un espacio pequeño por lo que te gustaría apostar por tonos claros para las paredes. Pues puedes pintar todas las paredes de blanco y una pared pintarla de un color más llamativo como un azul, un rosa palo o amarillo. Además, si pones los textiles y los toques decorativos en ese color conseguirás un ambiente precioso.

Otra forma de combinar colores es a través de la unión de dos tonos con una franja recta. Por ejemplo, puedes dividir la pared de manera horizontal por la mitad y pintar la mitad superior de un color y la inferior de otro. Y con esta técnica parecerá la habitación más amplia y alta. También esa división la puedes reforzar añadiendo una línea de otro color. Por ejemplo, puedes pintar la parte inferior de un tono grisáceo, la superior de un tono azul cielo para ganar luminosidad y la línea central de blanco para generar contraste.

  • Añade vinilos o un mural

La originalidad, la creatividad y la alegría deberían ser aspectos básicos en una habitación infantil y una manera de conseguir estos aspectos es con un vinilo o mural. El vinilo puede ser la opción más fácil, ya que existen una amplia variedad en el mercado y se colocan fácilmente. Además, son muy económicos. Pero si pintas de maravilla o conoces a algún artista puedes encargarle un mural personalizado con elementos que le gusten a tu pequeño.

  • Las rayas nunca pasan de moda

Otra manera de conseguir un aspecto diferente en la habitación es pintar las paredes a rayas, un diseño que nunca pasa de moda. Esta técnica es muy sencilla de realizar y se puede realizar en una sola pared o en toda la habitación. Puedes combinar diferentes colores, pero lo ideal sería apostar por un tono claro y otro de contraste. Porque si apuestas por dos tonos llamativos puede acabar cansando y agobiando.

Hay que señalar que con las rayas horizontales se consigue un aspecto, mientras que con las verticales hay otro juego visual. Así, las rayas verticales hacen que el espacio parezca más alto, mientras que las horizontales generan mayor amplitud. Por lo que en función del cuarto deberías apostar por unas o por otras.

Esperamos que estos consejos para pintar habitaciones infantiles os sirvan de ayuda para escoger el tipo de pintura y diseño que queréis en la habitación de vuestros pequeños.