Una luz en el horizonte

Una luz en el horizonte

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Nuestra sociedad tiende a asociar la enfermedad del Parkinson son la tercera edad pero la realidad es muy diferente porque, aunque las probabilidades de desarrollarla crecen conforme avanza la edad, hay personas muy jóvenes que la padecen y les imposibilita llevar una vida normal.

Uno de los centros más conocidos en España es el Centro Asistencial Benviure donde están especializados en el tratamiento no farmacológico del Párkinson y aunque afirman que afecta al 1-2% de las personas mayores de 60 años y que existe una mayor prevalencia conforme avanza la edad, son conscientes de que hay muchos jóvenes y personas en edad madura que ya llevan años sufriendo temblores.

De hecho, un estudio realizado en Estados Unidos demuestra que un gran porcentaje de esos enfermos cuya edad es inferior a los 35 años, tendrán que dejar sus empleos abres de cumplir los 45 y muchos de ellos tendrán una incapacidad total. Ante tal panorama lo mejor que podemos hacer es prevenir, estimular y buscar ayuda pero, cuando ya no hay vuelta atrás, hay que pensar en el futuro que les espera a esos enfermos y la economía suele ser un problema para ellos. Por eso en Incapacidadtotal.com ofrecen las claves para saber lo que se debe hacer ante un caso de estas características e informan de cómo debemos actuar para reclamar al Estado las ayudas pertinentes y las pensiones que nos corresponden.

Nuevos tratamientos e investigaciones

Para mejorar la calidad de vida de estos pacientes, miles de científicos y médicos investigan diariamente en laboratorios y consultas cualquier opción viable. Una de las últimas noticias al respecto atisba una luz al final del túnel, aunque todo está todavía “en pañales”. Un equipo de científicos ha recibido fondos europeos para estudiar un innovador tratamiento consistente en injertar células dopaminérgicas e el cerebro de pacientes de Parkinson, algo que podría mejorar sustancialmente su calidad de vida.

Hasta ahora, los tratamientos existentes tratan de paliar los síntomas del déficit de dopamina que es lo que provoca los temblores, y se hace con fármacos como la levodopa. Este tipo de terapias pueden resultar muy beneficiosas, especialmente en las primeras fases de la enfermedad. No obstante, en estadios más avanzados estos fármacos pierden eficacia y pueden desencadenas otros problemas como complicaciones motoras.

Otros profesionales sanitarios apuntan a la terapia génica como solución al Parkinson. La terapia génica es la introducción de genes específicos en las células del paciente pero, además, estos sanitarios ofrecen tres consejos básicos y eficaces que mejoran la calidad de vida de los pacientes de Parkinson: el ejercicio físico, la visión positiva ante el mundo y no perder nunca la ilusión.

Deja un comentario