Retomando instituciones del pasado

Retomando instituciones del pasado

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Tras una reforma laboral que ha permitido aumentar los puestos de trabajo, debido a unas condiciones más llevaderas para los empresarios, llega la hora de poner el foco de atención en una situación que está poniéndose de moda debido a los chefs que hacen prácticas gratuitas en restaurantes.

Sí, me estoy refiriendo a la conocida situación laboral de becario. Esta situación ha salido a la actualidad recientemente debido a que existen muchos chefs que trabajan en restaurante mediáticos y de reconocido prestigio, que no cobran ni un euro por su trabajo. Sorprendentemente, no se ha hablado de otros campos laborales donde estas prácticas se han puesto de moda.

Y esto es solo una de las tantas páginas que se podrían escribir sobre la situación de becario, que, salvando diferencias, podría asimilarse a la relación de esclavo. Y pese a sonar un poco extremista, ya que no hay ninguna obligación de permanencia (explícita) de parte del trabajador, se está trabajando sin recibir ninguna remuneración por un trabajo, y además en muchas ocasiones no se obtiene ni cotizaciones a la seguridad social.

Esta moda surge ahora debido a que están surgiendo nuevos roles laborales, para los que no se necesita una formación específica, y que ésta se imparte por la empresa. Y formar a un trabajador puede no ser barato, ya que se invierte tiempo y dinero. Pero lo que no puede ser es que se utilice este escudo para defender una situación que vulnera el artículo treinta y cinco de la Constitución Española, en lo referente a “obtener una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades”.

Si bien la línea entre aprendizaje y difuminada está difuminada, se está permitiendo por parte de organismos públicos como las universidades, la realización de prácticas no remuneradas, basándose en que forman parte del aprendizaje de la carrera. Pero porqué el alumno tiene que pagar por hacer las prácticas si luego no va a ser remunerado. Y esto ocurre en un sistema donde las prácticas pueden realizarse en otra ciudad o pueblo, teniendo que desplazarse, con el gasto que eso conlleva.

La necesidad de una reforma laboral que solucione esta situación.

Está claro que el Estatuto de los Trabajadores, así como la Ley de la Jurisdicción Social, deben reconocer esta situación. Y además debe darse unas bases que permitan a los empresarios reducir los seguros sociales de los becarios para que puedan legalizar su situación.

Si no nos veremos abocados a tener que ir a juicio, para que se reconozca una situación laboral cuando se realizan las mismas funciones que otros trabajadores, obteniendo salarios significativamente menores (o nulos), y con peores condiciones laborales. No hay que olvidar que esta situación supone también un perjuicio para la Seguridad Social, porque estas personas no cotizan.

Por tanto, hasta que exista una regulación laboral en este sentido, nos veremos obligados a acudir a los tribunales. Al menos existen verdaderos profesionales especializados en estas materias, como el despacho de abogados Durán&Durán, que son especialistas en los casos de despido nulo, así como en una gran cantidad de materias diferentes. Sin duda no decepcionan.

Para finalizar diremos que las nuevas generaciones tienen que aprender a ver desaparecer estas situaciones, ya que no estamos en la época de los gremios. Estas situaciones no tienen que continuar realizándose, por tanto la educación en los futuros profesionales es clave.