Un fin de semana perfecto en Marbella

Un fin de semana perfecto en Marbella

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Hace unas semanas colapsé por estrés debido a la presión del trabajo. Me dedico a corregir libros y muchos clientes empezaron con las prisas porque se les echaba encima el Sant Jordi y querían sacar títulos a última hora y trabajé por encima de la cuenta, tanto que empecé a sentir vértigos de las contracturas que tenía por la zona alta de la espalda y las cervicales. Hablando de esto con una amiga, me dijo que lo mejor que podía hacer era adelantar las vacaciones y relajarme unos días fuera de Madrid, a ser posible en Marbella, donde se encuentra el centro de masajes y bienestar QB un centro al que llevo queriendo ir años.

Así que allí puse rumbo, a Marbella, un región conocida por su glamour y sus tiendas de lujo, así como por los ricos turistas que en ella veranean, pero también con mucho encanto para cualquiera que quiera disfrutar de sus rincones y playas.

Sin trabajo pendiente, disfruté y me relajé en el centro QB, donde son especialistas en quiromasaje, un conjunto de técnicas dirigidas a mitigar los dolores musculares, ya sean de tipo tensional, de bloqueo energético o de falta de tono. El quiromasaje se basa en la utilización de fricciones, presiones, percusiones o estiramientos, acompañándose de productos que faciliten una mejor cualidad del toque, como cremas, aceites o esencias. Estas técnicas ayudan a trabajar sobre las tensiones musculares, ayudando también a desbloquear líneas energéticas (meridianos de acupuntura) y articulaciones, a mejorar el drenaje de fluidos (linfa, sangre), y a optimizar el funcionamiento de los órganos. Además, tiene un efecto equilibrador (relajante o tonificante) por el contacto terapéutico de un profesional en el cuerpo de otra persona.

En el centro QB de Marbella son especialistas en esta técnica que te deja como nueva y que no es precisamente actual. Existen testimonios escritos o gráficos en la Corte de los emperadores chinos, en el Antiguo Egipto, en Irán, en Asia, en la antigua Grecia o en el Imperio Romano. Y sus beneficios han llegado hasta nuestros días evolucionando desde las técnicas más simples hasta el desarrollo específico de algunas para aliviar dolencias concretas de nuestro cuerpo y/o nuestro organismo.

Pero no todo fue relax en Marbella. También aproveché, una vez con la espalda ya sin dolor y sin sensaciones de vértigo, para hacer turismo. Y es que Marbella ofrece al visitante una amplia variedad y calidad de productos turísticos en el Mediterráneo: turismo, cultura, ocio, diversión… Un sinfín de sensaciones.

Qué hacer en Marbella

Marbella es una ciudad y municipio del sur de España, perteneciente a la provincia de Málaga, en la comunidad autónoma de Andalucía. Está integrada en la comarca de la Costa del Sol Occidental y es la sede de la mancomunidad de municipios homónima y la cabeza del partido judicial que lleva su nombre. Marbella tiene siglos de historia, de culturas que han dejado su huella en todo el municipio y muy especialmente en el casco histórico, restos romanos, árabes y cristianos son apreciables en el casco antiguo y se mantienen magníficamente conservados.

Se trata de una ciudad cosmopolita en la que conviven unas 140 nacionalidades, con un tamaño y población muy equilibrados, donde más del 30 por ciento de los habitantes es internacional y una mayoría foráneos.

La temperatura media anual oscila alrededor de los 18 grados, con 320 días de sol anuales. Las estaciones climatológicas no suponen grandes cambios y las lluvias no suelen superar tampoco los 50 días al año, siendo los meses de diciembre y enero los de mayores precipitaciones. Este clima se debe a una situación geográfica singular, en la que las montañas que rodean a Marbella, Sierra Blanca y la Concha, visibles desde todo el municipio, junto con la configuración de ensenada de su costa, actúan cobijando a la ciudad de los vientos del norte y haciéndola disfrutar de un microclima especial, único en el mundo, y que se convierte en uno de sus mayores reclamos turísticos.

Broncearse al sol, nadar en las tranquilas aguas del Mediterráneo, almorzar en un restaurante en plena arena, tomar una copa en un exclusivo beach club…, son solo algunas sugerencias para disfrutar de los casi 30 kilómetros de playas de Marbella. Guadalmina, Puerto Banús, Linda Vista, San Pedro Alcántara, Cortijo Blanco, El Duque, Río Verde, El Ancón, Nagüeles, Casablanca, La Fontanilla, El Faro… Será por arenales para escoger. Los hay desde más naturales hasta con más construcción, más tranquilos y con más turistas. Es decir, para todos los gustos.