Este verano apuesta por la moda Ibicenca

Este verano apuesta por la moda Ibicenca

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

La moda ibicenca nace a principios de la década de los 70 con una fuerte influencia del movimiento hippie, que se caracteriza por el uso de prendas multicolor, alejadas de la moda convencional y ausente totalmente de reglas, pero eso sí, con mucha clase.

Se trataba de un modo de reivindicar la libertad de expresión y de formas de vida alternativas, alejadas de los convencionalismos sociales, y esto también se refleja en el vestir, que persigue las formas sencillas, que proporcionen total libertad y comodidad, prendas ligeras a partir de elementos naturales como el algodón.

Flores bordadas, ganchillo, volantes, prendas que se adaptan perfectamente al cuerpo permitiéndole una total autonomía, en una fiesta multicolor. Pero la etapa del color dejó paso a la etapa blanca, y actualmente, la boda ibicenca se define por el uso exclusivo del blanco.

La moda ibicenca es siempre actual, nunca pasa de moda, y por eso es algo que todos y todas debemos contar en nuestro fondo de armario. Como empresaria del sector textil lo tengo muy presente, y por eso el estilo ibicenco es el predominante en mi comercio, durante la temporada primavera-verano. Nunca falla, es ideal, y toda mujer se ve fantástica con este estilo,  las jóvenes y menos jóvenes, las clásicas y alternativas, las modernas y las tradicionales. Además, todo mi producto es de una excelente calidad, ya que nuestros proveedores son unos auténticos profesionales con años de experiencia y con tiendas al por mayor en Bilbao, Madrid y también en Argentina. Se trata de HHG,  fabricantes de ropa que, cada año, sacan dos colecciones  de moda, a precios muy ajustados para mayoristas, profesionales y tiendas de moda. Sus colecciones de ropa de  visten a la mujer actual, moderna y cosmopolita con una personalidad que manifiesta en cada outfit diario, desde los más elegantes a los más cotidianos: blusas, chaquetas, ponchos, vestidos…

Cómo vestir adecuadamente al más puro estilo ibicenco

La moda ibicenca es siempre actual, sobre todo durante el verano, y aunque a priori parece que no hay reglas establecidas, salvo el omnipresente blanco, en el fondo sí que las hay.

En primer lugar, el tejido habitual en este tipo de prendas es, por norma general, el algodón, y la comodidad debe primar por encima incluso de la estética, pero sin perder por ello la clase.

Olvídate del estilo urbano y casual, y de vestidos de marca, super-pijos y super-de-moda. Lo ideal es que todo parezca un poco viejo, un poco vintage, por decirlo de alguna manera, y por supuesto nada de joyas, en su lugar adórnate con piezas de bisutería o joyería étnica o con motivos naturales como las flores o las conchas. Nada de tacones, lo propio son las sandalias planas. Y los bolsos, siempre de fibras naturales, nada de rollo fashion, lo chic, está totalmente fuera de lugar.

Una de las ventajas de este estilo es su versatilidad, ya que permite vestir igual a cualquier hora del día y en cualquier contexto, ya sea de día o de  noche, en la playa o en la discoteca, en el campo que en la ciudad, únicamente modificando un poco los complementos, el calzado, el bolso, el sombrero o las joyas. Si sabes combinar bien tus prendas puedes conseguir resultados excelentes con los que te encontrarás increíblemente atractiva, a la vez que natural.

Lo ideal sería evitar en la medida de lo posible el uso de maquillaje, pero si eres de esas que no pueden evitar darse una buena mano de pintura cada mañana, deberías emplear tonos ligeros y naturales, sin potingues que enmascaran tu cara y no la permiten respirar, que ocultan tu auténtica belleza y que no necesitas para nada. Apuestas por la frescura de los tonos arena, el rosa pálido o el rímel trasparente. Recuerda que la comodidad es lo primordial, y eso también afecta a tu piel. Procura que todos tus cosméticos estén libres de crueldad animal, de parabenos, aluminio u otros elementos perjudiciales para nuestra salud y que se encuentran presentes, muchas veces sin saberlo, en muchos de los productos de higiene y cosmética que usamos todos los días. Un pequeño gesto que no va más allá de leer el etiquetado salvará muchas vidas.