Cómo elegimos copas y vasos para nuestra coctelería

Cómo elegimos copas y vasos para nuestra coctelería

Las coctelerías están de actualidad. Cada vez más gente gusta de tener una buena cristalería para su coctelería y poder disfrutar de un cóctel. No deja de ser una puerta de entrada y formar parte del impacto a nivel visual con el que empiezan a disfrutarse las sensaciones.

Giona premium glass es una empresa con dilatada experiencia a la hora de realizar vasos y copas de la mayor calidad, lo que es una garantía al adquirir este tipo de productos. Vamos a aprovechar más para saber qué tipo de vasos y copas debemos de elegir para nuestra coctelería.

Hay que partir de algo fundamental en cuanto a la cristalería de coctelería. La calidad del cristal es importante. No solo hablamos de que debe ser transparente para que se puedan apreciar los colores y matices de un cóctel, además, cuanto más grande sea la calidad del cristal, mejor puede ser la experiencia al saborear dicho cóctel.

Pese a no existir una clasificación como tal, algunos cócteles se asocian a un tipo de vaso o copa. Muchas veces esto responde a una serie de características de preservación de la temperatura o aromas, al igual que otras veces solo es una cuestión meramente estética.

La variedad en cuanto a copas y vasos en coctelería es grande, pero vamos a ver una serie de ellos para que los conozcas mejor.

COPA DE CÓCTEL O MARTINI

Todo un símbolo de los que es la elegancia en el mundo de la coctelería, aunque es de las copas de estilo más clásico que hay. El tamaño es menor que el de otras copas, puesto que tiene una capacidad de entre 150 y 200 mililitros. La forma cónica invertida que tiene es ideal para cócteles que se quieran enfriar en la coctelera y no necesiten de hielo para servirse. Hablamos de una copa ideal para el Dry Martini o el Cosmopolitan.

COPA DE BALÓN

Esta copa es la que se usa por excelencia en combinados como el gin tonic, al igual que en los cócteles que se decoran con nata. La forma que tiene hace de ella una copa ideal para que se pueda preservar la temperatura, perdimiento sujetar la bebida sin que entre en contacto con los propios hielos. La amplitud de boca de la copa hace posible que la ginebra pueda expandirse con la propia tónica.

VASO TOM COLLINS

Es largo y alto, por lo que viene muy bien para los cócteles que se combinan junto a zumor de frutas y bebidas alcohólicas. Fue el vaso que gustaban de tomar los bebedores de cócteles con ginebra en los famosos años de la Ley Seca.

Su capacidad está entre los 250 y los 400 mililitros, por lo que es ideal para los cócteles que necesiten hielo y para el cóctel, como no, que tiene su mismo nombre.

VASO OLD FASHIONED

Este es todo un clásico del mundo del cóctel e ideal para las bebidas on the rocks. La capacidad que tiene, de entre 220 y 2500 mililitros es ideal si queremos disfrutar de cócteles que necesiten mucho hielo.

Suele ser el vaso favorito para los que consumen whisky solo o con agua, pero también con los cócteles con rotundidad aromática como es el Bramble.

VASO HIGHBALL

Es el que más suele usarse en los locales de copas. Se le llama de forma popular vaso de tubo o long drink, pues es ideal para los combinados largos. Magnífico para los alcoholes que se mezclan con refrescos por su capacidad de entre 280 y 300 mililitros.

VASO TODDY

Mucha gente la llama la raza de café irlandés. Otro clásico, aunque suele usarse en los cócteles calientes. Suele ser grande, hasta 230 mililitros y con un cristal de grosor, parecido a una taza de cristal por el asa que tiene.

A nivel estético, el vaso se intenta que el asa quede eliminada, pareciéndose más al Old Fashiones, aunque algo más redondeada. Muy apreciado para los ponches calientes.

CATAVINOS

Esta no es como tal una copa de cóctel, pero con ella si que podemos olfatear de buena manera los matices y aromas que puede tener el cóctel resultante.

Esperamos que después de esta selección, sepas un poco más sobre el tipo de vasos o copas que elegir para tu coctelería. Algo que distinguirá tu hogar y donde puede pasar grandes momentos.